Siembra en primavera.png

Actividades para esta temporada

Decidir qué vamos a sembrar y/o cultivar:

Podemos guiarnos por el calendario de siembra para nuestra zona, o bien si ya tenemos experiencias anteriores escoger aquellos vegetales que se han desarrollado mejor en nuestro huerto. Siempre, siguiendo las buenas prácticas de rotación de cultivo y considerando las alelopatías entre nuestras hortalizas.

 

Te recomiendo trazar un diseño en papel de cómo dispondrás los cultivos en la huerta, así te quedará como respaldo y registro de la evolución de tu huerto.

Preveer los recursos necesarios:

Como ya tienes decidido qué vas a cultivar, es hora de confeccionar una lista con los materiales que vas a necesitar: compost, guano, herramientas, maderas, elementos para el riego, tutores, semillas y almácigos, entre otros. Ten por seguro que con esto vas a ahorrar tiempo, trabajo y recursos.

Reparar:

Este es el momento de reparar cercos, sistema de riego, herramientas que se hayan estropeado o gastado, cambiar tablones divisores, así como la ampliación de la superficie de cultivo si es que lo tienes entre tus planes.

Desmalezar:

Recordemos que las malas hierbas son parte del equilibrio de la naturaleza y podemos convivir con ellas. Pero hay algunas como la chépica o pasto bermuda (Paspalum paspalodes) que es recomendable arrancar antes de iniciar nuestra huerta. Esta maleza es una planta perenne, rizomatosa y estolonífera, lo que significa que desarrolla tallos subterráneos que, si son cortados y quedan pedazos sueltos en la tierra, pueden dar origen a una nueva planta, lo que la hace muy invasora, densa y difícil de controlar. La recomendación es arrancarla con horqueta con el terreno no muy seco para evitar que se corte y se propague.

 

Otra medida muy efectiva contra las malas hierbas es aplicar cada cierto tiempo una cubierta delgada de materia orgánica en base a paja, cortezas y residuos de vegetales triturados. Así se frena el crecimiento de la maleza, ya que sus brotes no tienen luz suficiente para continuar su crecimiento.

Cosechar:

Es hora de arrancar todos los cultivos de verano y hacernos de las semillas para la próxima temporada. Muchas de las hortalizas que están en la huerta ya han florecido, eso quiere decir que están finalizando sus ciclos para dejarnos sus semillas, elije 1 planta de cada variedad (escoge aquella planta que se ha lucido en tu huerta) para recolectar sus semillas. Los restos de estos vegetales debemos triturarlos y ocuparlos como cubierta para nuestros próximos cultivos.

Abonar:

Es el momento para aportar compost y humus a tus maceteros, jardineras y/o camas de cultivo, necesitamos restituir los nutrientes a la tierra para los nuevos cultivos que se vienen. Si tienes lixiviado de humus sólo debes diluirlo (1:10) y aplicarlo directamente al suelo.